• Un plato con dos naciones, la clásica pasta Italiana y las salchichas Alemanas nos dara un plato ideal. Los pequeños de casa nos agradecerán el mismo.
  • 320 g de pasta
  • 8 salchichas de Frankfurt​

  • 500 g de tomate triturado
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajos
  • 1 calabacín pequeño
  • Aceite de oliva
  • Queso Parmesano rallado
  • Agua para la cocción
  • Sal

Lavar y cortar las puntas y partir a lo largo el calabacín.

Seguidamente cada parte por la mitad a lo largo y picar en juliana mediana.

Pelar la cebolla y los ajos y picarlos.

En una cazuela poner aceite y sin calentar añadir la cebolla y los ajos.

Incorporar el calabacín y rehogar unos minutos.

Calentar aceite en la cazuela y pochar a fuego lento la cebolla y los ajos.

Incorporar el tomate y salar.

Dejar que empiece a hervir y bajar el fuego, cocinar 15 minutos y añadir las salchichas cortadas en trozos.

Cocinar el tiempo indicado o hasta que haya espesado.

Cocer la pasta al dente en abundante agua con sal y escurrirla.

Mezclar la pasta con la salsa y añadir el queso.

J. M. Occhi - 01· Septiembre - 2020

#

Alemania es conocida principalmente por la diversidad de sus preparaciones de cerdo. Esto representa casi la mitad de la carne que se consume en Alemania. Las salchichas varían en diferentes formas: salchicha de Viena, salchicha pequeña de Nuremberg , salchicha de Turingia), Leberwurst (salchicha a base de hígado), Blutwurst (salchicha a base de sangre de cerdo) etc…Las salchichas se encuentran entre los alimentos más queridos por los niños, y no solo. Muy prácticas, se conservan durante mucho tiempo y son adecuadas para crear recetas creativas y deliciosas como brochetas y salchichas.


#

En Italia se les llama rigatoni cuando tienen ranuras longitudinales en la superficie externa y Rigatonii cuando, por el contrario, tienen ranuras en espiral. Ambos son uno de los tipos más habituales en la elaboración de timbales o en la clásica pasta al horno. El origen del nombre deriva del latín tardío tortillare , que a su vez se remonta al latín clásico torquere , es decir, girar. Algunos ven en el formato una referencia al típico diseño en espiral que se obtenía trabajando en la prensa. En cuanto a uno similar, el rigatone, en su nombre rinde homenaje a la invención de la pasta imperante por parte de la industria.