• Con la utilización del Ras el hanout y el cuscús, conseguimos un plato un sabor y aroma del norte de África. La elaboración es sencilla, es como las albóndigas clásicas solo cambia unos ingredientes para cambiarlas y lo agradecerán al dejarse copiar.
  • 250 g de carne de cordero picada
  • 250 g de carne de ternera picada
  • 1 huevo
  • Leche
  • Ras el hanout
  • Pan rallado
  • Harina
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria grande
  • 3 dientes de ajo
  • Hierbabuena
  • 150 g de cuscús
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Mezclar las carnes, las especias y la sal en un bol.

Incorporar la leche y el huevo y volver a mezclar.

Añadir el pan rallado necesario hasta que todo esté bien integrado.

Hacer las bolas, pasarlas por harina, freírlas en una sartén con abundante aceite y reservarlas.

Pelar la cebolla y los ajos y picarlos muy finos.

Pelar la zanahoria y cortarla en rodajas.

Lavar, desvenar el pimiento y picarlo.

Sofreír las verduras en parte del aceite usado anteriormente incorpora las albóndigas.

Reintroducir las albóndigas, cubrir con agua, añadir un poco de hierbabuena y salar.

Cocinar hasta que las albóndigas estén tiernas.

Ligar el caldo con un poco de harina.

Poner el cuscús en un bol, verter agua caliente y un poco de aceite y sal, remover con un tenedor y tapar durante 3 o 4 minutos.

Servir las albóndigas con un flan de cuscús, rodear con la salsa y decorar con hojas de hierbabuena.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|