• 24 calçots
  • Salsa romesco (ver receta)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparar la salsa como lo indicado en la receta.

Lavar bien los calçots quitando las primeras capas tirando de ellas y cortar las raíces y las puntas.

Volverlos a lavar con abundante agua para que queden sin tierra y secarlos.

Ponerlos estirados en una rejilla apta para el horno y cocinar el tiempo señalado.

Calentar la plancha y extender aceite sobre la misma.

Colocar los calçots y asarlos hasta que transpiren, dándole la vuelta frecuentemente.

Servirlos calientes con la salsa.

Xat de Benaiges, payés vallense, fue el involuntario descubridor de esta manera de tomar esta variedad de cebolla a finales del siglo XIX. Desde entonces se convirtió en un plato habitual de esta comarca tarraconense y anualmente se celebra en el mes de enero la cada vez más renombrada Gran Festa de la Calçotada.

Calçot

La cebolla

100 mitos · #53

Alimentos en sazón

Dieta Mediterránea

Salsa romesco

Salvitxada

Historia de la salsa

La salsa

Técnicas básicas

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos

Trucos con sal

Replacement

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.

#

5es jornades del romesco

24 de noviembre al 10 de diciembre de 2017

Cambrils

Tarragona

España