• 3 patatas medianas
  • 3 morcillas pequeñas de cebolla y arroz
  • 1 huevo
  • Pan rallado con perejil y ajo
  • Aceite de girasol
  • Agua para la cocción
  • Sal

Cocer las patatas en abundante agua, dejarlas enfriar, pelarlas y pasarlas por el pasapuré.

Quitar la piel a las morcillas y deshacerlas.

Salar el puré, añadirle la morcilla y mezclar bien para que se junten todos los ingredientes.

Batir el huevo con un poco de sal.

Hacer unas croquetas de tamaño mediano.

Pasarlas por el huevo y el pan rallado.

Calentar el aceite en una sartén grande y freírlas.

Ponerlas sobre papel absorbente de cocina.

Servirlas calientes.