• 600 g de galeras pequeñas
  • Aceite de girasol
  • 8 dientes de ajo
  • Sal

Machacar los ajos y dorarlos en una sartén con aceite bien caliente.

Incorporar las galeras saladas y freírlas hasta que estén bien crujientes.

Colocarlas en una fuente con papel absorbente y retirar los ajos.

Servir caliente.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|