• Un buen pescado siempre se agradece en nuestras mesas, mas si lleva unos buenos mejillones y completado con la bechamel.

Cocer en agua con sal los guisantes, dejarlos al dente, escurrir y reservar.

Limpiar los mejillones quitándoles las barbas.

Pelar, picar los ajos y ponerlos en una cazuela junto con los mejillones.

Regarlo con el vino, taparlo y ponerlo al fuego.

Una vez abiertos, retirar las conchas.

Preparar la bechamel como indicado en la receta omitiendo la pimienta y dejándola muy ligera.

Colocar los filetes de merluza salados, en una fuente apta para horno embadurnada de la mantequilla.

Colocar encima los mejillones y los guisantes, cubrir con la bechamel y hornear el tiempo indicado.

Servir caliente.

J. M. Occhi - 2013 · 2019