• 3 pechugas de pollo
  • 150 g de rúcola
  • 2 zanahorias
  • Ajo en polvo
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena
  • Sal

Cortar las pechugas en tiras largas y gruesas.

Salpimentarlas, espolvorearlas con orégano y untarlas con un poco de aceite.

Macerarlas tapadas en la nevera el tiempo indicado.

Pasarlas por la parrilla dejándolas al punto deseado.

Pelar las zanahorias y sacar escamas con el mismo pelador.

Lavar la rúcola y mezclarla con la zanahoria.

Hacer una emulsión con aceite, vinagre y sal y aliñar el preparado.

Colocarlo sobre el plato y encima el pollo.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|