• 3 pechugas de pollo
  • 70 g de boletus secos
  • 70 g de tomates secos
  • 1 copa de coñac
  • Aceite de oliva
  • Agua
  • Sal

Poner los tomates y las setas en un bol, cubrir con agua y rehidratarlos durante el tiempo indicado.

Cortar las pechugas en trozos, salarlas, dorarlas en una sartén con un poco de aceite y reservarlas.

Escurrir los tomates y las setas, colar el agua y reservarla.

Picarlo en trozos regulares, añadirlo a la sartén anterior y rehogarlo.

Cubrir con el agua reservada y cocinar 5 minutos.

Añadir el pollo y el coñac, dejar que se evapore y volver a cubrir con agua.

Esperar a que espese la salsa y servir caliente.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|