• Un plato que une varios ingredientes y procedencias, contundente como segundo plato en días que apetece comer bien mojando pan.
  • 1 repollo grande
  • 4 salchichas blancas
  • 4 morcillas de cebolla pequeñas
  • 4 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • Agua para cocer
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal

Lavar el repollo, trocearlo y cocerlo en agua con sal de 15 a 20 minutos.

Escurrirlo bien y rehogarlo en el aceite con los ajos picados.

Cortar las salchichas en trozos y añadirlo al repollo, separándolo un poco al rehogar.

Cuando esté medio hecho, añadir un chorretón de vinagre, remover todo bien y dejar que se evapore.

Sofreír las morcillas en una sartén con un poco de aceite, cortarlas por la mitad y reservarlas.

Freír los huevos con puntilla. (ver técnica)

Presentarlo con media morcilla a cada lado, el repollo y las salchichas entre ellas y el huevo debajo.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|