• Si al potaje de verduras le hermanamos con las legumbres, lo convertimos en un plato ideal para vegetarianos y para degustarlo en Cuaresma.
  • 200 g de garbanzos castellanos
  • 200 g de judías pintas
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 150 g de judías verdes congeladas
  • 150 g de espinacas congeladas
  • 4 alcachofas
  • 1 limón
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • 4 cucharadas de tomate triturado
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 2 hojas de laurel
  • Comino en polvo
  • Clavo
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Remojar las legumbres con la antelación indicada.

Limpiar las alcachofas, retirar las hojas duras y las puntas, cortarlas en cuartos, quitar las barbas, pelar los tallos y cortarlos por la mitad y ponerlo en agua con el limón exprimido.

Pelar y picar una zanahoria, la cebolla y el ajo.

Pochar la cebolla y el ajo en un poco de aceite e incorporar la zanahoria, rehogar 5 minutos, apartar del fuego, añadir el pimentón y remover para que no se queme.

Agregar el tomate, el pimiento choricero y el comino, ponerlo al fuego y rehogar hasta que esté tierno.

Triturar el preparado, añadiendo un poco de agua si fuese necesario y reservar.

Calentar agua en la olla e incorporar las legumbres y la otra zanahoria pelada y cortada en rodajas medianas.

Añadir las judías verdes y cuando empiecen a hervir añadir un poco de agua para cortar la cocción.

Cuando vuelva a hervir poner las alcachofas escurridas.

Cubrir con agua, incorporar el preparado, los clavos, el laurel, cerrar la olla y cocinar el tiempo indicado.

Enfriarla, abrirla e incorporar las espinacas, cocerlas 5 minutos más, comprobar de sal y servir caliente.

J. M. Occhi - 2013 · 2018