• Normalmente conocemos a la sepia como un ingrediente para la plancha pero un buen guiso de patatas con unas buenas albóndigas de la misma hará un plato de primera, calentito y con sabor al mar.
  • 4 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajos
  • 1 zanahoria
  • 150 g de guisantes
  • Azafrán
  • Agua para la cocción
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Albóndigas de sepia
  • 500 g de sepia
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • Miga de pan<7li>
  • Perejil fresco
  • Leche
  • Harina
  • Sal

Albóndigas de sepia: Poner en leche la miga de pan.

Limpiar la sepia y trocearla en dados, meterlos en la picadora y dar golpes para que se queden en mini trocitos.

Preparar un majado de ajo y perejil bien picado.

En un bol mezclar la sepia, el majado, la miga de pan escurrida y el huevo y salar.

Realizar las albóndigas del tamaño deseado y rebozarlas en harina

Sellarlas en abundante aceite y reservarlas.

Pelar la cebolla y los ajos y pocharlos en un poco de aceite del usado.

Pelar las patatas y la zanahoria, chascar las primeras y cortar la zanahoria.

En la olla introducir todo y el sofrito y rehogar.

Incorporar los guisantes las albóndigas y el azafrán.

Cubrir de agua y cocinar el tiempo indicado, dejar enfriar olla y abrir y comprobar de sal.

Servir todo caliente.

Nota: También puedes encontrar las albóndigas ya preparadas reducirás tiempo.



#

La patata, una planta herbácea de la familia Solanáceas, es originaria de América del Sur, más precisamente de la región del Andes, donde se cultivó en el período precolombino, probablemente hace dos mil años o más antes de la conquista (como se evidencia arte indígena), Desde Sudamérica la patata llega a Europa solo unas pocas décadas después de su descubrimiento, y con toda probabilidad sólo después haber llegado a un puerto atlántico por vía terrestre o fluvial. Donde desembarcaron inicialmente en España, en Sevilla, entre 1560 y 1564, antes de pasar a Portugal (alrededor de 1575), y luego a Madrid en el cambio de siglo.


#

Los sepíidos (Sepiida) son un orden de moluscos cefalópodos conocidos con el nombre de sepia, jibia, choco o cachón. Son un ejemplo de la modificación de la concha característica de la mayor parte de los cefalópodos: es sumamente reducida y queda oculta bajo la cara dorsal del cuerpo, cubierta por los pliegues laterales del manto. En el caso de la sepia, dicha concha tiene forma de cuchara. De sus tabiques originales no quedan más que unas láminas calcáreas, que parten de la capa córnea para descender oblicuamente hacia la zona ventral del cuerpo. Wikipedia


#

Los antiguos griegos ya lo usaban, y no solo para cocinar: según la mitología griega, el perejil crecía donde fue asesinado el heraldo de la muerte Archemonus, Los etruscos, en cambio, creían que el perejil era una planta mágica, muy útil para preparar ungüentos medicinales y también para quemar en ritos propiciatorios especiales. Los romanos, por su parte, se apropiaron del perejil como símbolo del mundo de los muertos. Fue entonces en la Edad Media cuando la herencia funeraria del perejil acabó desapareciendo, destacando todas sus propiedades culinarias y beneficiosas para nuestro organismo.

J. M. Occhi - 2013 · 2018