• ¼ l de aceite de oliva virgen extra
  • 2 chiles jalapeños verdes

Lavar y secar los chiles.

Cortarlos en rodajas grandes y eliminar las venas y las pepitas.

Rellenar el recipiente elegido con el aceite e introducir los jalapeños.

Dejarlo macerar durante 30 días mínimo en un espacio fresco y seco y al abrigo de la luz.

Emplearlo como condimento de cualquier alimento que se desee que pique.