• Carne que nos resultara muy tierna por el método que utilizamos, quedara jugosa y con una buena salsa para acompañar las patatas.
  • 500 g de cabecero
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • ¼ de vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Nata
  • Perejil
  • 4 patatas pequeñas
  • Agua para la cocción
  • Sal

Cocer las patatas, pincharlas para comprobar que estén tiernas, enfriarlas y pelarlas.

Sellar la carne salada por todos los lados.

Pelar la cebolla y el ajo y picarlos en juliana; pelar y trocear la zanahoria.

Pocharlo con un poco de aceite y añadir la carne.

Incorporar el vino y dejarlo evaporar.

Llenar la olla con agua en ¾ partes, salar, cerrarla y cocer el tiempo indicado desde que pite.

Dejar que se enfríe, sacar la carne y lonchearla fina una vez fría.

Retirar las verduras y triturarlas añadiendo caldo hasta obtener una salsa cremosa.

Servirla con las patatas cocidas cubiertas con su salsa y espolvoreadas con el perejil lavado y picado.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|