• 400 g de pasta
  • 500 g de setas
  • 3 dientes de ajo
  • ¼ de vaso de vino blanco
  • Mantequilla
  • Queso Parmesano rallado
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Limpiar muy bien las setas y quitarles parte del tallo y cortarlas en octavos.

Sofreír los ajos laminados en un poco de aceite y, cuando empiecen a tomar color, incorporar las setas, el vino y dejar evaporar.

Verter medio vaso de agua y cocinar a fuego lento hasta que se consuma.

Añadir la pasta, remover y cubrir con el doble de agua que de pasta.

Retirar, dejar que repose, poner la mantequilla, espolvorear con el queso y mezclar.

Servir con el perejil recién picado.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|