• 280 g de pasta
  • 200 g de judías baby
  • 1 berenjena
  • 200 g de calabaza
  • 150 g de guisantes congelados
  • ½ cebolla
  • Aceite de oliva
  • Pan rallado
  • Agua para la cocción
  • Sal

Lavar, quitar las puntas a las judías y cortarla en trocitos.

Pelar la calabaza y la berenjena y picarlas en daditos.

Cocer las verduras al dente en abundante agua con sal.

Pelar la cebolla, picarla y pocharla en una sartén con aceite.

Incorporar las verduras y rehogarlas.

Cocer la pasta muy al dente en abundante agua con sal, escurrirla y pasarla por agua fría.

Mezclar la pasta con la verdura y el pan rallado.

Ponerlo en una fuente para horno y espolvorear con más pan rallado.

Hornear el tiempo indicado y servir caliente.

El fusilli  |  La pasta  |  La pasta integral  |  Historia  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

La judía verde I

La judía verde II

La calabaza

100 mitos · #61

Berenjena I | Berenjena II | Berenjena III | Cosas de la verdura | Alimentos en sazón

El guisante I  |  El guisante II  |  La legumbre  |  12 preguntas sobre las legumbres y las hortalizas

La cebolla

100 mitos · #53

El pan rallado

10 curiosidades del pan

Dieta Mediterránea

Técnicas básicas

Elegir una buena sartén

Congelar y descongelar

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos

Trucos con sal

Replacement

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

La proporción debe ser de 1 l de agua por 100 g de pasta, y al hervir, añadir 2 cucharaditas de sal por litro. La pasta debe incorporarse 1 o 2 minutos después de haber hervido el agua y hay que remover con frecuencia. El tiempo indicado por el fabricante se mide al reiniciarse el hervor después de agregar la pasta.

#

El gratinado es una técnica de acabado de platos, consistente en poner una capa de queso, de pan rallado, de mayonesa, etc. sobre un guiso y tostarlo en el horno con calor por encima, hasta que quede crujiente y dorado. En general se asocia a la pasta y preparaciones con verduras y suflés. Un buen gratinado mejora sustancialmente su sabor y textura. Alcachofas, berenjenas, calabacines... son también ideales.