• 300 g de judías de Tolosa o negras
  • 300 g de costillas de cerdo
  • 1 morcilla de puerro o de Burgos
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 400 g de repollo
  • Agua para cocer
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Piparras o guindillas verdes en vinagre

Poner a remojo las judías en agua con la antelación indicada.

Lavar y picar el repollo y la cebolla.

Cortar las costillas en trozos medianos.

Sofreír en la olla rápida con aceite, el la cebolla y las costillas.

Añadir las judías y el repollo, rehogar unos minutos y corregir de sal.

Cubrirlas con agua dos dedos por encima y cocinar el tiempo previsto desde que empiece la olla a pitar.

Dejar enfriar, abrir y comprobar la textura de las judías y repollo.

Introducir la morcilla cortada en rodajas gruesas y cocerla de 3 a 4 minutos más.

Servir caliente acompañado de unas buenas piparras.

<