• 500 g de calabaza
  • 1 limón
  • Canela en polvo
  • 300 g de azúcar

Lavar la calabaza, pelarla y quitarle las semillas.

Cortarlas en cubitos, ponerlos en una cazuela con un poco de agua y cocer hasta que se ablande.

Añadir el azúcar, la canela y el limón exprimido, remover y cocer a fuego lento de 30 a 45 minutos.

Mover de vez en cuando con una cuchara de madera durante la cocción hasta obtener la densidad deseada, teniendo en cuenta que al enfriarse espesa.

Verterla en un tarro esterilizado, rellenar, tapar y darle la vuelta para que haga el vacío.

Cuando esté frío, meterlo en la nevera.