• 2 kg de ciruelas
  • 800 g de azúcar
  • El jugo de ½ limón
  • 2 dl de agua para la cocción

Lavar, deshuesar las ciruelas y cocer los huesos en el agua.

Poner las ciruelas en otra cazuela, añadir la mitad del azúcar y mezclar.

Cocinar unos 10 minutos mezclando con una cuchara de madera.

Añadir el resto del azúcar y la mitad del jugo de limón.

Remover frecuentemente, probar y añadir el jugo de los huesos escurridos.

Cocinar unos 20 minutos y, en su caso, añadir un poco más de azúcar.

Comprobar la cremosidad y añadir el resto del limón si no está muy ácido.

Meterlo en botes esterilizados, cerrarlos, voltearlos y guardarlos en la nevera una vez frío.