• 500 g de habas secas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 hueso de jamón
  • 200 g de chorizo
  • 2 morcilla de cebolla pequeñas
  • 150 g de panceta curada
  • 2 hojas de laurel
  • ½ guindilla
  • Pimentón de Murcia
  • Agua para la cocción
  • Sal

Remojar los michirones con la antelación indicada cambiando el agua 2 o 3 veces cada 24 horas.

Escurrirlos y pasarlos por agua fría.

Ponerlos en la olla junto con el hueso de jamón, la cabeza de la guindilla y el laurel.

Cubrir con agua, salar, cerrar la olla y cocinar el tiempo indicado.

Cortar el chorizo en rodajas medianas, la panceta en dados y las morcillas en rodajas grandes.

Abrir la olla una vez fría, retirar la guindilla y añadir el chorizo, la panceta, la morcilla y el pimentón.

Cocer para que se hagan los nuevos ingredientes hasta que el caldo quede espeso y los michirones estén tiernos.

Probar de sal y servirlo caliente en un recipiente de barro como aperitivo.