• Plato muy otoñal, dado que es cuando podemos encontrar más setas en nuestros mercados y bosque. Acompañadas del huevo hace un plato mas completo.
  • 8 patatas
  • 400 g de níscalos
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1 hoja de laurel
  • Pimentón
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Perejil
  • 4 huevos
  • Focaccia (ver receta)
  • Guindilla (opcional)
  • Agua para la cocción
  • Sal

Lavar, quitar los pies a los níscalos y cortarlos en 4 o 6 partes, dejando enteros alguno de los pequeños.

Lavar, desvenar y despepitar los pimientos y cortarlos en cubitos.

Pelar la zanahoria y cortarla en daditos.

Pelar y picar los ajos y la cebolla.

Pelar las patatas y chascarlas en trozos.

Sofreír el ajo y la cebolla, luego el pimiento y la zanahoria y rehogar 3 minutos.

Añadir las patatas, el laurel y rehogar unos minutos.

Poner el pimentón y remover de inmediato para que no se queme.

Añadir los níscalos y el vino dejar que se evapore.

Cubrir con agua y cocinar unos 20 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.

Retirar el laurel y espolvorear con un poco de perejil y con guindilla molida si se desea.

Escalfar los huevos en un poco de aceite, agua y vinagre.

Servir caliente con un huevo encima y tiras de focaccia alrededor.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|