• 500 g de guisantes frescos desgranados
  • 300 g de sepia
  • 1 cebolla
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Limpiar la sepia y trocearla.

Cocer los guisantes y la sepia por separado, escurrirlos y reservar un poco del agua de ésta.

Pelar, picar la cebolla y pocharla en una cazuela con un poco de mantequilla y aceite.

Incorporar los guisantes y la sepia con un poco del caldo, dejar que se consuma y corregir de sal.

Servir caliente.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|