• 320 g de pasta
  • 2 cucharaditas de alcaparras
  • 2 latitas de anchoas en aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo
  • 2 o 3 guindillas pequeñas o cayenas
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Cocer la pasta al dente en abundante agua con sal y escurrirla.

Pelar los ajos y laminarlos; lavar las alcaparras y secarlas; picar las anchoas.

Sofreír los ajos con las guindillas en una sartén con aceite más el de las anchoas.

Cuando estén casi dorados, añadir las anchoas y alcaparras.

Cocinar hasta que se deshagan sin que se quemen los ajos y retirar las guindillas.

Saltear la pasta en esta salsa añadiendo más aceite si fuese necesario.

Servir caliente.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|