• 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 30 hojas de perejil
  • 1 diente de ajo

Lavar muy bien el perejil y separar las hojas.

Pelar el ajo y picarlo muy fino.

Introducir todo en la batidora, añadir el aceite y triturarlo.

Ir añadiendo más aceite hasta conseguir la densidad deseada.