• 800 g de alitas adobadas
  • 14 calabacines
  • 24 cucharadas de polenta
  • 8 hojas de albahaca
  • Agua para cocer
  • Aceite de oliva
  • Sal

Dividir las alitas en dos, rechazando las puntas, y ponerlas en una fuente para el horno.

Precalentarlo a la temperatura indicada, poner las alitas y hornearlas unos 20 minutos.

Lavar el calabacín, cortar las puntas, sacar cuatro lonchas de 6 a 8 cm y picar el resto en cubitos.

Poner de 5 a 6 dl de agua en una cazuela y cuando empiece a hervir, añadir un poco de aceite y sal, e incorporar el calabacín, retirarlo a los 5 minutos y reservarlo para que se enfríen.

Añadir la polenta poco a poco, mezclando frecuentemente y, si fuese necesario, añadir más agua caliente, y retirar cuando se separe de las paredes del recipiente.

Lavar y secar la albahaca y añadirla a la polenta, mezclar y apagar.

Verter sobre una superficie lisa, extender y dejar enfriar.

Hacer cuatro discos grandes, tostarlos por ambas partes en una sartén con un poco de aceite.

Con las lonchas de calabacín hacer una hoja o flor.

Montar el plato poniendo en el centro un disco de polenta y extraerle otro más pequeño del centro.

Poner en el hueco las alitas y al lado el disco más pequeño con la flor de calabacín encima.

Regar con la salsa obtenida del asado de las alitas.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|