• 4 muslos de pavo
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 3 patatas medianas
  • 1 zanahoria
  • 500 g de tomates deshidratados
  • 100 g de aceitunas verdes y negras
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Rehidratar los tomates.

Pelar la cebolla y los ajos y picarlos en juliana.

Pelar las patatas, la zanahoria y cortarlas en rodajas.

Mezclar los ingredientes, incluidos los tomates escurridos, con sal y un poco de aceite.

Meter al horno y cocinar 10 minutos, removerlo y añadir las aceitunas.

Salpimentar los muslos, incorporarlos al preparado y continuar horneando, regándolo con su jugo.

Servir caliente con el acompañamiento.

La carne de pavo

El ave

Técnicas básicas

Dieta Mediterránea

El ajo I | El ajo II | Tipos de ajo | Las especias | La pimienta | La reina de las especias: La pimienta | 100 mitos · #26

La patata | 100 mitos · #23 | Curiosidades | 15 tipos de cortes | Hablando de la patata por Caius Apicius

La zanahoria I  |  La zanahoria II  |  100 mitos · #10  |  La zanahoria no siempre fue naranja  |  Alimentos en sazón

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

La cebolla

100 mitos · #53

Aceituna de mesa | 100 mitos · #7 | Cómo aliñarlas | Las conservas | Tipos y técnicas  |  Alimentos en conserva

El aceite de oliva | 100 mitos · #6 #64 | Tipos de aceite | Aceites aromáticos

Trucos con sal

Replacement

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

El alimento se asa con menos grasa al no ser imprescindible añadirla para su cocción. El calor seco y uniforme sella el exterior, reteniendo sus jugos en el interior, realzando el sabor y preservando la textura. De no prolongar el asado, no hay pérdida relevante de nutrientes al no estar sumergido en agua.