• 600 g de espinacas congeladas
  • 1 patata grande
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Pelar la patata y la cebolla y cortarlas en trozos medianos.

Calentar agua y, cuando empiece a hervir, añadir las espinacas, la cebolla y las patatas y salar.

Cocerlo hasta que esté tierno.

Pasarlo a la batidora con una espumadera, triturarlo y añadir caldo de cocción hasta obtener la densidad deseada.

Servir caliente con un hilo de aceite por encima.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|