• 360 g de pasta
  • 500 g de chirlas
  • 200 g de gambitas congeladas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • Perejil
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco seco
  • Agua para la cocción
  • Sal gruesa
  • Sal fina
  • Guindilla molida
  • Sal fina

Lavar y dejar las chirlas en agua fría con sal durante 30 minutos.

Pelar los ajos, filetearlos y dorarlos junto con la cayena en una cazuela con aceite.

Retirar la cayena, añadir las chirlas escurridas y un chorretón de vino y dejar que se evapore.

Incorporar la harina y mezclar bien para que no se formen grumos.

Cocinar moviéndolo durante unos 5 minutos, esperar a que espese y espolvorear el perejil lavado y picado.

Calentar el agua en una cazuela y, cuando hierva, poner la sal y luego la pasta, cocerla al dente y escurrirla.

Saltearla en la salsa y servir espolvoreada con la guindilla molida.

La pasta  |  La pasta integral  |  Historia de la pasta  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

La chirla

La gamba

El marisco

Los moluscos

Congelar/Descongelar

El ajo I  |  El ajo II | Tipos de ajo por su color | Ajos en conserva | Las especias | La cayena | Dieta Mediterránea

La guindilla

Chiles y unidades Scoville

El perejil

Hierbas aromáticas

Cocinar con vino

100 mitos · #17

Historia de la salsa

La harina

El aceite de oliva | 100 mitos · #6 #64 | Tipos de aceite | Aceites aromáticos

Trucos con sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

La proporción debe ser de 1 l de agua por 100 g de pasta, y al hervir, añadir 2 cucharaditas de sal por litro. La pasta debe incorporarse 1 o 2 minutos después de haber hervido el agua y hay que remover con frecuencia. El tiempo indicado por el fabricante se mide al reiniciarse el hervor después de agregar la pasta.