• 320 g de pasta
  • 150 g de chorizo
  • Salsa de tomate
    (ver receta)
  • Queso Gruyère rallado
  • Aceite de oliva
  • Agua para cocer
  • Sal

Picar el chorizo en taquitos y sofreírlos en un poco de aceite.

Hacer la salsa según lo indicado en la receta retirando la albahaca.

Cocer la pasta en abundante agua con sal, dejarla muy al dente pues se acabará de hacer en el gratinado.

Escurrirla, mezclarla con la salsa, verterla en una fuente de horno y cubrirla con el queso.

Gratinar el tiempo indicado o hasta que esté dorado el queso y servir caliente.

La pasta  |  La pasta integral  |  Historia de la pasta  |  Errores al hacerla  |  100 mitos ·   #81   #84  |  Al dente

El chorizo, el embutido tradicional

El embutido

Despiece del cerdo

El tomate I  |  El tomate II  |  ¿Fruta, verdura, hortaliza?  |  La salsa de tomate  |  La salsa  |  Historia de la salsa

Queso Gruyère  |  El Gruyère |  El queso  |  Queso rallado  |  100 mitos · #74  |  Su empleo

El aceite de oliva  |  100 mitos · #6   #64  |  Tipos de aceite  |  Aceites aromáticos

Trucos con sal

Replacement

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

El gratinado es una técnica de acabado de platos, consistente en poner una capa de queso, de pan rallado, de mayonesa, etc. sobre un guiso y tostarlo en el horno con calor por encima, hasta que quede crujiente y dorado. En general se asocia a la pasta y preparaciones con verduras y suflés. Un buen gratinado mejora sustancialmente su sabor y textura. Alcachofas, berenjenas, calabacines... son también ideales.

#

Curiosidades de los idiomas

En portugués, jamón se dice presunto

En español, presunto es casi siempre chorizo