• Esta pasta similar a una mariposa recibe con gusto a la salsa de marisco. El sabor del bosque le acompaña y no nos cuesta nada prepararla
  • 320 g de pasta
  • 600 g de setas variadas congeladas o secas
  • 1½ kg de mejillones
  • 400 g de tomate triturado
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil o albahaca recién picados
  • Aceite de oliva
  • Agua para la cocción
  • Sal

Lavar, quitar las barbas a los mejillones, meterlos en una cazuela, tapar y poner al fuego hasta que se abran, reservarlos y colar su agua.

Picar los ajos, dorarlos en una cazuela con un poco de aceite, añadir las setas sin descongelar y rehogar.

Añadir el tomate y un cazo o dos del agua colada, tapar, cocinar a fuego muy bajo unos 45 minutos sin sal.

Retirar las conchas a los mejillones, reservando 16 unidades con media concha para decorar.

Añadirlos a la salsa y continuar otros 10 minutos hasta que la salsa esté más bien espesa y corregir de sal.

Hervir el agua en una cazuela grande, añadir un poco de sal y la pasta, dejándola al dente y escurrirla.

Saltearla en la salsa y servir caliente adornando los platos con los mejillones reservados y espolvoreado con perejil o albahaca.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|