• 500 g de oreja de cerdo cocida
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • 8 almendras
  • Aceite de oliva
  • Sal gruesa

Pelar los ajos trocearlos.

Lavar el perejil y secarlo.

Colocar los ajos, las almendras peladas y el perejil en un mortero.

Machacarlo con un poco de sal.

Incorporar el aceite y molerlo hasta hacer una crema.

Saltear la oreja en una sartén untada con un poco de aceite.

Remover, incorporar la mitad del majado y removerlo.

Servirlo caliente con el resto del majado.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|