• 500 g de parrochas, boquerones o sardinas pequeñas
  • 300 g de polenta
  • 400 ml aproximados de agua
  • Aceite de girasol
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Acompañamiento
  • Salsa ligera de tomate
  • Ensalada

Poner agua en una cazuela con un chorro de aceite y sal.

Añadir la polenta y remover hasta que se separe de las paredes de la cazuela o esté hecha.

Sacarla, verterla en la encimera o en una bandeja forrada de papel de aluminio y dejarla enfriar.

Lavar y eviscerar el pescado elegido y salarlo un poco.

Rebozarlo en la polenta y freírlo en una sartén con el aceite de girasol bien caliente.

En otra con aceite de oliva, dorar la polenta con la forma deseada: rectangulares, cuadradas o redondas.

Servir caliente y acompañar la polenta con una salsa ligera de tomate o con ensalada.

La sardina I

La sardina II

Dieta Mediterránea

Historia de la polenta

La polenta

El aceite de oliva

El aceite de girasol

El tomate I

El tomate II

¿Fruta o verdura?

La salsa de tomate

Elegir la sartén

Trucos con sal

100 mitos · #27

Reducir su consumo

Los cuchilos

#

Sardina pilchardus

Les poissons

Gervais et Boulart

1877 - Ilustración