• Una receta fácil que con el toque del caramelizado de los champiñones, la convierten en un plato de primera.
  • 2 pechugas de pollo
  • 500 g de champiñones
  • 2 dientes de ajo
  • Azúcar
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar los champiñones, quitarles el pie, cortarlos por la mitad y luego en juliana.

Pelar y picar los ajos en juliana y sofreírlos en un poco de aceite sin que se quemen.

Incorporar los champiñones, salar y rehogarlo hasta que estén al dente.

Añadir el azúcar y dejar caramelizar.

Salar, espolvorear los filetes con el orégano y pasarlos por la plancha con un hilo de aceite.

Servir las pechugas acompañadas de los champiñones y picos.

J. M. Occhi - 2013 · 2018