<
  • 35 hojas frescas de zanahoria
  • ½ diente de ajo
  • 20 almendras
  • 40 g de queso Parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • La piel rallada de ½ limón
  • Sal
  • Acompañamiento
  • Zanahoria cocida
  • Requesón desmenuzado

Lavar y secar las hojas de la zanahoria quitando todos los tallos duros.

Pelar el ajo y cortarlo en dos y rallar la piel del limón.

Enfriar el vaso de la batidora o las cuchillas en la nevera durante unos 30 minutos.

Incorporar las almendras y el las hojas de zanahoria, la ralladura de limón, el aceite y la sal.

Batir con golpes cortos hasta obtener una crema líquida, añadir el queso, seguir batiendo y comprobar de sal.

Envasarlo en botes pequeños, tapar y meter en el congelador.

Si no usa al momento cubrir con aceite y al emplearla añadir el requesón, el queso y tiras de zanahoria.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|