• 40 g de hojas de perejil
  • 30 g de piñones
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 60 g de queso Parmesano rallado
  • 120 g de aceite de oliva

Lavar y secar el perejil y pelar los ajos.

Triturar los piñones y el ajo en una batidora.

Incorporar el perejil y el aceite poco a poco.

Batir con golpes cortos hasta obtener una crema líquida, añadir el queso y dar unos golpes más.

No añadir sal pues ya la tiene el queso.

Si no se va a emplear inmediatamente, no incorporar el queso, añadir unas gotas de limón, cubrir con aceite y meter en el congelador hasta el momento de ser usada.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|