• 3 pechugas de pollo
  • 150 g de boletus congelados
  • Vino blanco
  • Perejil
  • 1 pastilla de caldo de boletus
  • 200 ml de agua
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cortar las pechugas en medallones y sofreírlas en una sartén con un poco de aceite.

Incorporar los boletus, rehogarlos, dejar que se evapore el agua de vegetación y añadir las pechugas.

Verter el vino, esperar a que se evapore y cubrir con el agua con la pastilla del caldo.

Cocinar hasta que se consuma el agua y quede una salsa homogénea.

Comprobar de sal, espolvorear el perejil lavado y picado y servir.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|