• 2 pechugas grandes de pollo
  • Hojas de salvia
  • Aceite de oliva
  • Sal

Lavar las hojas de salvia y secarlas.

Salar las pechugas.

Calentar la plancha y añadir un poco de aceite.

Colocar las pechugas con la salvia por encima y asarlas.

Voltearlas, volver a poner la salvia por encima hasta que estén cocinadas.

Servir filetado y caliente.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|