• 1 pularda rellena
  • 1½ cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 carcasa de pollo
  • Agua para la cocción
  • Cava
  • Sal

Hacer un caldo en agua con sal con la carcasa desgrasada y la zanahoria y la cebolla peladas.

Colarlo y reservarlo caliente.

Calentar el horno, introducir la pularda en una bandeja, dorarla por ambos lados y regarla con el cava.

Dejar que se evapore, añadir caldo y seguir regando.

Gratinar al final para tostarla ligeramente.

Espesar el caldo restante y reservarlo caliente.

Dejar la pularda a temperatura ambiente, lonchearla y servirla con su salsa y el acompañamiento elegido.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|