• 200 g de sal gruesa
  • 20 g de hojas de romero
  • 10 g de hojas de salvia
  • 2 dientes de ajo

Lavar las hojas de romero y de salvia.

Secarlas muy bien con papel de cocina.

Pelar el ajo.

Picar todo en una tabla con una media luna.

Añadir un poco de sal y machacarlo un poco.

Mezclarlo bien con el resto de la sal.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|