• 400 g de pasta
  • 500 g de níscalos
  • 2 dientes de ajo
  • Vino blanco
  • Perejil
  • Queso Parmesano rallado
  • 175 ml de leche o nata
  • 1 nuez de mantequilla
  • Agua para la cocción
  • Aceite de oliva
  • Sal

Limpiar los níscalos y cortarlos por la mitad y después en juliana.

Sofreír los ajos picados en aceite, añadir los níscalos, rehogar, añadir el vino y dejar evaporar.

Salar y añadir la leche o nata y cocinar hasta que alcance una textura cremosa.

Lavar y picar el perejil y añadirlo al guiso.

Remover, corregir de sal y reservar caliente.

Hervir agua en una cazuela grande, salar y seguidamente poner la pasta, cocerla al dente y escurrirla.

Saltearla con la salsa, añadir la mantequilla, mezclar bien y servir caliente con queso rallado.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|