• 2 pechugas de pollo
  • 1 calabacín
  • Aceite de oliva
  • 1 o 2 cucharadas de miel
  • Agua
  • Sal

Lavar, despuntar el calabacín, cortarlo por la mitad a lo largo y después en medias lunas de 2 a 3 cm.

Cortar la pechuga en tacos medianos.

Insertar en cada pincho un trozo de calabacín, otro de pollo y repetir la operación acabando con calabacín.

Salar, rociar con una gota de aceite y dorar las brochetas por todos los lados en una plancha caliente.

Pintarlas con la miel diluida en un poco de agua, darles la vuelta, retirarlas y servirlas calientes.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|