• 400 g de garbanzos
  • 500 g de callos limpios
  • 3 hojas de laurel
  • 4 clavos
  • Comino
  • 1 pimiento rojo
  • 4 tomates
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • 1½ cucharadita de pimentón, cayena o guindilla
  • 75 g de chorizo
  • 1 morcilla de arroz
  • Agua para la cocción
  • Sal

Cocer el chorizo cortado en cuatro para reducir su grasa, cuando esté tierno retirar y reservar caliente.

Repetir la operación con la morcilla entera y reservar caliente.

Calentar agua en la olla con 2 hojas de laurel, un chorretón de aceite, el clavo y el comino y poner los garbanzos.

Cocer 15 minutos desde que la olla consiga su presión bajando el fuego al mínimo.

Dejar que se enfríe, retirarlos de la olla con su caldo y mantenerlo caliente.

Lavar bien los callos y trocearlos si fuese necesario.

Poner agua en la misma olla con la otra hoja de laurel, los callos y sal, cocer 18 minutos desde que empiece a subir la presión, dejar que se enfríe y escurrir.

Pelar la cebolla y los ajos y picarlos muy finos; lavar, pelar y triturar los tomates; lavar, desvenar el pimiento y cortarlo en daditos.

Pochar en la misma olla con un poco de aceite la cebolla, la cayena y el retirar las cayenas.

Añadir el pimiento y rehogar 5 minutos.

Retirar del fuego, poner el pimentón y remover para que no se queme.

Incorporar el tomate, ponerlo en el fuego y cocinar 5 minutos más.

Escurrir los garbanzos, retirar los clavos y reservar su agua.

Incorporarlos al sofrito con los callos, cubrir con su agua, espolvorear con comino y remover.

Corregir de sal y cocer a fuego lento unos 5 minutos.

Servir los callos y garbanzos y poner el chorizo y la morcilla.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|