• 1 tomate
  • 1 bote de aceitunas negras deshuesadas
  • 1 latita de anchoas en aceite de oliva
  • 1 cucharada de alcaparras en vinagre
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Pelar el tomate, quitarle las semillas y escurrirlo para eliminar el agua de vegetación.

Lavar las aceitunas y las alcaparras en un colador.

Triturar el tomate, las aceitunas, las alcaparras y las anchoas con su aceite.

Añadir el aceite poco a poco hasta conseguir una pasta homogénea.

Dejarlo en la nevera el tiempo indicado.

Servir con biscotes, galletas saladas o pan tostado (100 mitos · #33).

Conservar el sobrante en un tarro cerrado en la nevera.