• 1 kg de cañaillas
  • Agua
  • Sal

Sumergir las cañaillas en agua con sal durante el tiempo previsto y escurrirlas.

Poner agua en una cazuela, y cuando empiece a hervir, añadir la sal.

Esperar que vuelva a hervír e introducir las cañaillas.

Cocerlas el tiempo indicado y escurrirlas.

Se pueden consumir calientes o frías.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018|