• Con paciencia y ideas conseguimos este aperitivo, mezclando el sabor del mar con el de la huerta.

Lavar, quitar las hebras y las puntas a las judías y dividirlas por la mitad.

Cocerlas al dente y pasarlas a un bol con agua fría y hielo.

Dejarlas unos minutos y escurrirlas.

Abrirlas a lo largo con un cuchillo afilado.

Pasarlas por una sartén con un poco de aceite.

Colocar una tira de judía, encima un boquerón y cubrir con la otra parte.

Hacer la misma operación con el resto de las judías.

Servirlas con un hilo de aceite crudo.

© J. M. Occhi - 2013 · 2018